I+D el mayor recorte presupuestario en las políticas de Estado

La ciencia, investigación y desarrollo es uno de los sectores que más sufre los recortes
presupuestarios, por parte de las políticas de Estado, más cuando existe una crisis económica
latente. En España, por ejemplo, entre los años 2009 y 2013, fue uno de los países con mayores
recortes presupuestarios destinados a la investigación científica, por debajo de Grecia, Portugal,
Irlanda e Italia.
Sin embargo, pese a la recuperación, la inversión en investigación y desarrollo sigue retrocediendo
y perdiendo peso, perdiendo peso en Europa. La realidad es que desde los entes gubernamentales no
se ha sabido responder a los desafíos de la ciencia y las investigaciones. La economía se ha
estabilizado pero la situación en esta área no ha dejado de empeorar.
Son muchos los investigadores que ha perdido el sistema, los mismos se trasladas a otros países
para realizar sus investigaciones. El gasto global e I+D es del 1,19 por ciento del PIB, menos que
hace una década.
Sin embargo, el aumento tímido actual del 8 por ciento en investigación y desarrollo, que se incluye
en el proyecto de los prepuestos generales del Estado de 2018, no soporta los brutales recortes que
ha sufrido éste rubro en los últimos años.
Por su parte, el Gobierno advierte que la inversión en I+D se encuentra de forma creciente, pero el
principal organismo público de investigación español como lo es el Consejo Superior de
Investigaciones Científicas (CSIC) es el que más ha sufrido los recortes presupuestarios, donde se
han perdido miles de empleos, además del envejecimiento de su plantilla.
En el Instituto de Salud Carlos III la asignación presupuestario también se ha reducido de forma
significativa, sin rastros de la senda creciente que han señalado desde el ejecutivo.
La realidad es que la burocracia y la falta de recursos “asfixian” a todos los organismos de
investigación, quienes a diario pierden desarrollos importantes, así como investigadores, lo que
causa una señal de alarma.
La ciencia no es una prioridad para España, más si se compara con otras partidas presupuestarias.
Esther R

Deja un comentario